¡Y otra vuelta!

Una vez que el bebé tiene control de la cabeza, y alrededor de la etapa en la que aprende a sentarse sin apoyarse en nada aprenderá a darse la vuelta en el suelo. Finalmente aprenderá a rodar de la espalda a la barriguita y viceversa, y utilizará esta destreza para empezar a moverse un poco. El incentivo para esos giros tempranos es a menudo un juguetito que se le escapa o tú misma.

A los 2 ó 3 meses de edad es posible que el bebé ya sepa darse la vuelta en el suelo desde la posición de acostado sobre la barriga a la de acostado sobre la espalda. Sin embargo, podría tardar hasta cumplir 5 ó 6 meses para aprender a darse la vuelta de la posición de acostado sobre la espalda a la de acostado sobre la barriga.

Mientras aprendía a darse la vuelta, el bebé fue fortaleciendo los músculos de las piernas, cuello y brazos. Ahora utilizará esos músculos para seguir aprendiendo nuevas cosas, como sentarse por sí solo y gatear. La mayoría de los bebés aprenden a sentarse sin problemas a los 6 ó 7 meses, y a gatear, un poco después.

Puedes estimularlo y animarlo a que practique esa nueva destreza con juegos. Si notas que se gira espontáneamente, prueba a ver si lo hace otra vez cuando colocas un juguete cerca del lado por el que normalmente se da la vuelta. O túmbate tú a su lado, pero fuera de su alcance, a ver si gira para acercarse a ti. Aplaude sus esfuerzos y sonríe. Darse la vuelta es divertido pero también le puede asustar un poco al principio.

Deja un comentario