Vomitos

Cuando un niño vomita la comida o la leche que se le ha dado lo primero que hay que hacer es no alarmarse, puede haber ocurrido por muchas cosas e incluso el niño puede sentirse mejor y eso puede haber sido debido a que había comido demasiado (con lo que el exceso tiene que salir de algún lado) o bien porque no le ha sentado bien.

En los casos en los que el niño o niña vomita lo que no hay que hacer nunca es volverle a dar de comer. Ya es desagradable para un adulto vomitar la comida así que para un niño lo es aún más y el hacerle comer de nuevo puede sentarle aún más mal. Por eso lo mejor es observarle para ver qué hace y cómo se comporta y según haga entonces podremos alarmarnos o no.

En principio, como digo, no es algo que entrañe alarma el que el niño vomite una vez, muchos niños lo hacen.

Ahora bien, hay niños que suelen utilizar el vómito como recurso a la hora de las comidas en las guarderías, para no comer aquello que no quieren o aquello que no les gusta. Ante esas situaciones las maestras pueden actuar de distintas formas, pero la mayoría de ellas optan por intentar que se coma la comida pues es bueno para su salud, eso sí, nunca hasta el punto de forzarla porque ya se sabe que esa comida no le sentará bien y tampoco es para que el niño o niña se ponga enfermo.

 

Deja un comentario