VIVENCIAS DE UNA FIV

      Las listas de espera en la seguridad social para someterse a una Fecundación in Vitro, es aproximadamente de un año, por lo que después de tomar la decisión de hacerse este tratamiento, hay que tener mucha paciencia y esperar.

     Un año  pasa más rápido de lo que te imaginas, y cuando te das cuenta, has recibido en el buzón de tu domicilio un sobre grande del hospital, explicándote todas las pruebas que debes aportar, y las instrucciones para empezar con el proceso de la FIV.

     Por norma general, al hospital hay que aportar analíticas de sangre, un electro, y los fármacos para poder empezar a pincharte. Lo primero que hay que hacer es solicitar a tu médico de familia, todas las pruebas anteriormente citadas, y que te realice las recetas de los medicamentos. Estas recetas deben de pasarse por inspección medica, ya que todo este tratamiento tiene un coste muy elevado. Seguramente este trámite burocrático te lo realizarán en el mismo centro de salud.

     El sobre del que hemos hablado antes donde están las instrucciones, indica que debes avisar por teléfono al hospital, el primer día que tienes la menstruación, y así ellos te dirán el día que tienes que acudir al centro hospitalario.

     En ese primer día te realizan un análisis de sangre, y te harán una ecografía vaginal, para ver como están tus ovarios. Después de estas dos pruebas, te comunican la dosis que tienes que pincharte y te citan para otro día, normalmente dos otros días después.

Deja un comentario