VIVENCIAS DE UNA FIV II

 

     Después de asistir por primera vez al hospital, llegas a casa un poco nerviosa,  por otra parte muy ilusionada. Sabes que alrededor de 15 días sabrás si has podido quedarte embarazada.

     Lo primero que tienes que hacer, es animarte e intentar pincharte tú en casa, ya que si tienes que acudir todos los días a tu centro de salud, es muy incomodo. Lo  que hay que pensar es, que si los diabéticos pueden pincharse  todos los días, ¿por qué nosotras no?. La mujer tiene mucha fortaleza física y psíquica, y aunque hayas sido una mujer  que le dan miedo los médicos, lo pasas fatal cuando te sacan sangre, etc.., todo cambia cuando estas en este proceso y te vuelves muy valiente y segura de ti misma.

     El primer pinchazo es el que más cuesta, pero luego es coser y cantar. Parece como si fueras una experta enfermera poniendo vacunas.

     Cada dos o tres días acudirás a tu hospital, y te volverán a realizar análisis de sangre y una ecografía, así siempre hasta que los médicos vean que hay suficientes óvulos maduros, y puedan extraer los máximos, para llevar a cabo la FIV. Cuando llega este día, te dicen a que hora tienes que pincharte el ultimo fármaco, y el día que debes ingresar en el hospital.

     Al ingresar en el hospital  vuelven ha hacerte un análisis de sangre, luego al  quirófano para anestesiarte y extraerte los óvulos vía vaginal. A tu pareja le piden una muestra de semen, para poder fecundar los óvulos.

Deja un comentario