Viajar con bebés

La llegada de un bebé en la familia hace que todos los miembros integrantes tengan que adaptarse al nuevo pequeño y a sus hábitos y necesidades.  Con la llegada del verano, es normal que se quiera organizar un viaje y con un bebé también se puede descubrir mundo. En los primeros meses de vida debemos estimular los sentidos del bebé con paseos por el parque y con el contacto de personas para que se acostumbre al ruido, al sol, al viento y todo su entorno. La adaptación del niño a su entorno es fundamental para que se convierta en un pequeño viajero. Además, cuanto más pequeño se acostumbre al diferente ritmo de comidas, rutinas, sueño, más flexibles será y toda la familia podrá disfrutar del viaje. Al organizar el viaje debemos reservar hoteles con cuna en el dormitorio del matrimonio de lo contrario tendrá que llevarse una cuna de viaje. Es malo que los niños duerman en los cochecitos de bebé toda la noche.
Si tiene que viajar en avión, las compañías aéreas aconsejan que el bebé vaya acompañado por uno de los padres a partir de los 2 meses de edad.
La adaptación de su hijo al entorno, es primordial para pasar unas vacaciones relajados.

Deja un comentario