Viajar a Túnez con niños

Son muchas las madres que antes de tener hijos eran muy viajeras, y es que el tener hijos no tiene por qué ser una complicación que les impida viajar a turismos tan exóticos como Brasil, Turquía o Marruecos.

De hecho, son muchos los padres que recomiendan esta experiencia como muy enriquecedora en sus relaciones familiares, aportándoles a sus hijos experiencias y visión del mundo diferente. Si encuentras alguna oferta no dudes en llevarte a los pequeños de la casa, pues es un país en el que se puede viajar con ellos perfectamente. Y es que son dos horas y media de vuelo separan Madrid de Túnez, un país exótico y cercano al mismo tiempo. Exótico por los desiertos, las palmeras, las mezquitas, los dromedarios…, y familiar porque también tiene los ingredientes típicos de las ciudades del Mediterráneo: casas blancas de puertas azules, playas, buen clima, y una comida que recuerda los sabores de la huerta española, por lo que en temas de alimentación, que es de los que más nos preocupa a las madres, se sentirá casi como en casa!

En Hammamet, Port el Kantaui, o Sousse, es decir, las zonas de playa, no hay ningún problema para ir con niños pequeños, pues sus hoteles tienen un acondicionamiento muy bueno (es preferible coger un cinco estrellas, que suele parecerse a los de dos estrellas de España, y no son demasiado caros) y los niños pueden gozar de sus maravillosas playas.

También hay que saber que hay algunos aspectos a evitar si viajas con niños por Túnez, como por ejemplo los circuitos que exigen mucho esfuerzo –los hijos se suelen cansar rápido, por la pesadez de los traslados. Lo ideal son excursiones organizadas de un día de duración. Las típocas son las ruinas de Cartago, y el pueblo de Sidi Busaid.

También en Agosto puede ser que se agobien con el calor, en junio puede ser un mejor mes para viajar a Túnez.

Deja un comentario