Viajando con un recién nacido

En los próximos días miles de familias emprenderán viaje para pasar las fiestas de fin de año con familias y amigos. Ya sea en coche, avión o tren, todo se ve más complicado si es que lo hacemos junto a nuestro bebé recién nacido.

Si bien puede ser una experiencia estresante tanto para los padres como los pequeñitos, existen algunas técnicas que ayudarán a hacer del viaje algo más placentero y seguro.

bebeavion Si viajamos con un bebé de pocos meses lo ideal es no ir muy lejos, ya que los viajes largos pueden complicarles, porque deberemos hacer varias paradas para alimentarles, cambiar pañales, etc, algo que se hace más difícil si es que lo hacemos en un medio de transporte público.

Ir con bebés pequeños a lugar alejados puede además ser peligroso para su salud, aumentando las posibilidades de adquirir enfermedades contagiosas. Dentro de un avión todos los pasajeros están respirando el mismo aire por horas.

Algunos aviones entregan el servicio de proveer asientos especiales para bebés, algo que los mantendrá más seguros. Lo mejor es consultar a la aerolínea sobre ello. Si no los tienen, podemos consultar acerca de la posibilidad de traer nuestro propio asiento de coche.

Los bebés pueden presentar dolores y dificultades en el oído durante los despegues y aterrizajes. Para evitarles, démosles algo para succionar durante esos momentos. Puede ser un chupete o una mamadera.

Si se queda dormido durante el viaje no lo despiertes, sin importar que se pasen sus horarios de alimentación. Una buena manera de estimular a que los bebés duerman durante el vuelo, es cambiar un poco sus horarios de sueño durante el día anterior, así están cansados y se dormirán sin problemas.

Siguiendo estos consejos, podremos aprovechar de unas vacaciones en familia, presentando a nuestro nuevo integrante a esos seres queridos que se encuentran lejos.

Imagen:  SFgate

Deja un comentario