Ventajas para tí de la lactancia natural

 

     La recuperación es mucho más rápida, ya que dar el pecho ayuda a que el útero se contraiga rápidamente, y así se reduce las pérdidas de sangre que hay después del parto.

     Se ha comprobado, que las mujeres que les dan el pecho a sus bebés, tienen menor riesgo de contraer cáncer de mama, ovarios y útero. Y además, las mujeres que han dado de mamar a sus hijos, tienen cuatro veces menos de padecer osteoporosis.

     Dar el pecho es la alimentación más cómoda, solo necesitas estar tú, y te olvidarás de biberones, esterilizadores, tetinas……

     La lactancia materna es la alimentación más barata, el único inconveniente es que para tu bebé, tú eres su restaurante, y tienes que estar abierto las 24 horas del día. Durante los primeros meses te sientes como una vaca lechera, pero… ¿acaso no es gratificante ver cómo tu hijo crece gracias exclusivamente a tu leche?

     Las mamás que amamantan a sus bebés queman alrededor de 500 calorías diarias, por lo que suelen recuperar el peso que tenían antes del embarazo con mayor rapidez.

     Cuando la lactancia materna está establecida, la mujer tiene mayores niveles de prolactina, que es una hormona relajante y de oxitocina, por lo que las mamás se sienten mejor anímicamente.

Amamantar al bebé, es una oportunidad maravillosa de continuar el vínculo que se creó entre madre e hijo durante el embarazo. En el momento en el que dar el pecho se convierte en una carga, debes plantearte el darle biberón, éste lo darás con tanto amor como si fuera tu propio pecho.

Deja un comentario