Vacaciones con niños

Cuando nos dan las vacaciones y tenemos hijos, lo que queremos hacer es disfrutar de las mismas con ellos y, para ello, tenemos buenas opciones para hacerlo, desde películas de cine a exposiciones, museos, parques de atracciones,…

En vacaciones, lo importante cuando se tienen hijos, no es descansar, sino disfrutar de los pequeños ya que, durante el resto del año, son pocas las veces que podemos disfrutar de las cosas que hacen nuestros pequeños.

Un ejemplo, en verano, la playa,… ¿El primer baño de nuestro hijo? Es algo que ningún padre o madre debería perderse, la carita de miedo al principio, y después con ganas de querer escaparse de nuestras manos para poder sentir ellos mismos el agua en su cuerpo.

Pero no sólo es alegría de los padres el ser partícipes de las vivencias de sus hijos, los propios niños también disfrutan de la presencia de sus padres en sus descubrimientos y aventuras a la vez que se afianza más aún la relación padre/madre- hijo.

Las vacaciones con niños también generan una serie de precauciones que debemos tener en cuenta y es que, por ejemplo, y siguiendo con el mismo ejemplo de la playa, tenemos que tener cuidado de que no se aleje demasiado de la orilla (o que ni siquiera se acerque si es muy pequeño), tampoco tendremos que quitarle los ojos de encima por si se pierde y no nos encuentra.

Aún así, son más las alegrías que las penas que podemos obtener de disfrutar con nuestros hijos de las vacaciones que tenemos.

Deja un comentario