Una mamá también es una mujer

Tener un hijo implica tantas cosas que no alcanzaría un blog para explicarlo. Nuestra vida da un giro de 180º, en todos los sentidos, ya no somos sólo nosotros mismos, somos uno más. nuestra vida se llena de responsabilidades que hasta ahora desconocíamos.

Desde cambios de hábitos y costumbres, horarios, rutinas, descanso, ya nada es como antes. Es muy común sentirse algo agobiada en los primeros meses con bebé en casa, por eso es aconsejable no tratar de ser la mujer maravilla, pide ayuda, deja las limpiezas profundas para cuando tengas tiempo, y por sobre todas las cosas descansa.

Las noches de insomnio, de tomas nocturnas, de gases molestos, llevan consigo un agotamiento en las mamás que solo las que lo han pasado saben de lo que estoy hablando. Aprovecha a dormir cuando el pequeño lo haga.

Muchas veces nos quedamos con unos kilos de más después de un parto, es absolutamente normal y desde luego pasará un tiempo hasta recuperar nuestra figura. Aprovecha a hacer ejercicios y te sentirás mejor.

Sal a caminar, verás que un poco de cambio de aire renovará tu espíritu y te sentirás mejor contigo misma y con tu familia. Date un respiro, no te sientas culpable por querer estar un momento sola, arréglate y ve a dar un paseo, vete a la peluquería, ser madre también es ser mujer.

mam

Deja un comentario