Una buena alimentación durante el embarazo ayuda a que los niños tengan huesos sanos por años

No es novedad decir que durante el embarazo la alimentación de la madre tiene una fuerte influencia en el desarrollo y crecimiento del bebé por venir, ayudando a prevenir defectos fetales, además de ayudar a la salud de la mujer en gestación.

Pero qué pasa cuando nuestro niño ya supera la etapa de bebé y llega a la infancia. Esa es laembarazocomida pregunta que encontró respuesta en la Conferencia Anual de la Sociedad de la Osteoporosis en Inglaterra, donde científicos dieron a conocer el resultado de un estudio, donde se concluyó que los hijos de mujeres con buena alimentación durante el embarazo tenían huesos más sanos, grandes y fuertes que aquellos nacidos de madres con malos hábitos alimenticios, lo que repercutiría no sólo en su crecimiento, sino que también a la hora de evitar fracturas e incluso enfermedades debilitantes de las estructuras óseas.

Los niños que participaron en el estudio, tenían nueve años y demostraron tener un contenido mineral en sus huesos 11% más fuerte que aquellos cuyas madres se alimentaron mal durante la gestación. Además tenían un 8% más de masa ósea.

Los investigadores, a la vista de los resultados, creen que los chicos beneficiados por la alimentación materna, estarán menos propensos a enfermedades como la osteoporosis durante la adultez, condición que afecta regularmente a mujeres y puede llegar a ser incluso invalidante.

Comer bien en el embarazo no significa comer más, sino que asegurarse que cada necesidad nutricional esté cubierta, por lo que se recomienda a toda mujer no sólo consumir suplementos vitamínicos y minerales, sino que también contar con el consejo de un nutricionista experto, que nos ayudará a crear una dieta rica en nutrientes y que ayude no sólo en el presente o futuro inmediato, sino que también a lo largo de la vida del bebé por llegar.

Deja un comentario