Un buen día de playa

Por fin de vacaciones. Como es lógico no queremos perder ni un minuto de playa. Disfrutar en familia de un buen día de sol en contacto con el agua y la arena tiene más ventajas que inconvenientes. Pero hay que considerar las necesidades propias de cada edad y tomar las precauciones oportunas para que el niño esté a gusto y no pase ningún mal trago.

bebe www.lokura.blogia.com

No es fácil prescindir de las cosas que usamos en casa para cuidar del bebé. La lista es interminable, pero el tamaño del equipaje dependerá del tiempo que vayamos a permanecer en la playa. Pañales y toallitas, ropa de cambio, chupete, biberón de agua, gorro, crema protectora, juguetes, botiquín, cámara de fotos… Y aun así, seguro que, cuando estemos llegando, nos damos cuenta de que nos hemos dejado algo en casa. Ayuda mucho elaborar previamente una lista con las cosas imprescindibles.

Además, según sean las primeras experiencias del niño en la playa, el pequeño regresará encantado o no querrá volver más. En nuestras manos está procurarle un ambiente atractivo y seguro para que lo pase bien y no sufra ninguna experiencia angustiosa.

No correr riesgos es la mejor garantía para que el pequeño o pequeña descubra los placeres de la playa. Pero no olvidemos que lo fundamental es estar siempre atentos al niño.

Otro consejo imprescindible es tener mucho cuidado con el sol. Por eso, nuestros hijos e hijas deben ir bien protegidos con cremas solares y gorras.

Deja un comentario