Trastornos íntimos de los niños

Como para las personas adultas, la higiene y cuidado de la zona genital es muy importante. En el caso de los niños y las niñas todavía más, puesto que estos órganos, como muchos otros, todavía no han madurado completamente.

Existen unas normas básicas de higiene para prevenir estos trastornos como es la utilización de toallitas especiales para bebés. A la hora de limpiarles, siempre debemos comenzar desde los genitales hacia el año, y no al revés. Esto evitará que los gérmenes de la zona anal no se extiendan. Después de lavar la zona, debemos secar la zona con un paño suave de algodón, sin frotar.

panal

En los niños, uno de los trastornos más frecuentes es la fimosis. Consiste en que la piel que recubre el extremo del pene tiene una abertura muy estrecha que impide al glande descubrirse por completo.

La parafimosis es una consecuencia de querer solucionar la fimosis de manera incorrecta. Si se tira de la piel puede que esta no consiga recolocarse y puede producir hinchazón en el glande. Habrá que acudir a urgencias.

Los testículos en ascensor es un fenómeno fisiológico bastante frecuencia que consiste en que los testículos cambien de posición. Puede durar hasta los 10 y 123 años, cuando ya tienen un tamaño que no les permite retraerse.

La criptorquidia se produce cuando uno o ambos testículos no descienden al escroto, quedándose bloqueados, unas veces en el canal inguinal y otras en el abdomen. En el 80 % de los casos se suelen colocar correctamente durante el primer año de vida.

Deja un comentario