Trabalenguas

Al igual que las adivinanzas, los trabalenguas son un ejercicio antiquísimo que pasa de generación en generación. Además de divertir a nuestros hijos e hijas, les ayudará a ejercitar la memoria y a mejorar la dicción y precisión del habla.

Comenzaremos recitando el trabalenguas despacito y pronunciando bien cada palabra para ir incrementando su ritmo y su dificultad.

Además, los fallos no serán motivo de disgusto o de malestar, sino que seguro que conseguimos risas y diversión. ¡Sobre todo si es la persona adulta la que se equivoca!

A continuación proponemos algunos de los trabalenguas más conocidos para que juegues con tus hijos e hijas.

Pablito clavó un clavito. ¿Qué clavito clavó Pablito?

Como poco coco como, poco coco compro.

Erre con erre, guitarra;
erre con erre, carril:
rápido ruedan los carros,
rápido el ferrocarril.

Mariana Magaña
desenmarañará mañana
la maraña que enmarañara
Mariana Mañara

La gallina cenicienta en el cenicero está,
el que la desencenice buen desencenizador será

El perro en el barro, rabiando rabea: su rabo se embarra
cuando el barro barre,y el barro a arrobas le arrebosa el rabo.

Me trajo Tajo tres trajes, tres trajes me trajo Tajo.

Había una caracatrepa
con tres caracatrepitos.
Cuando la caracatrepa trepa,
trepan los tres caracatrepitos.

Pepe Pecas pica papas con un pico.
Con un pico pica papas Pepe Pecas.

El trapero tapa con trapos la tripa del potro.

Deja un comentario