Trabajar en casa

Quizás, muchas veces hayas pensado lo genial que sería poder trabajar en casa y poder así cuidar de los hijos e hijas pequeños.

Es una buena idea, siempre y cuando se establezcan unas pautas y unas normas. Sino, el padre o la madre puede terminar más desquiciado que en la oficina. Por eso, aunque trabajar en casa puede ser cómodo y flexible, presenta desafíos exclusivos que requieren soluciones exclusivas.

Es muy importante planificar quién puede hacerse cargo de los hijos e hijas mientras se trabaja. Aunque sea una ayuda de unas horas cada día, será más fácil planificar reuniones, llamadas y también concentrarse en una tarea.

También se debe establecer un hábito de ‘ir al trabajo’, aun cuando el despacho esté en la habitación de al lado. Esto requiere una hora de levantarse, prepararse y ponerse a trabajar. Al igual que en un puesto de trabajo ‘normal’ necesitará un descanso para tomar un café o salir a despejarse.

Otra ayuda es crear un espacio propio de trabajo y que los y las demás entiendan y respeten que está trabajando. Sobre todo si la oficina es la mesa de la cocina.

Aunque se pueda tener un horario más flexible, se debe definir uno que sea sólo para trabajar. Así se podrán planificar esas reuniones o llamadas sin que eso genere estrés o tensiones.

Al igual que con el trabajo, debemos crear un tiempo que sea exclusivo para los hijos e hijas. Así sabrán que aunque esté trabajando, el padre o la madre también tendrá un rato para el juego, la conversación o para ayudarles con los deberes.

Deja un comentario