Todos a la escuela

Cuando  los docentes  hablan de alumno diferente: generalmente  se trata de niños y jóvenes , de medios económicos desfavorecidos, esto exige que el educador eche mano de instrumentos nuevos y válidos que le permitan construir el ambiente en el cual pueda desarrollar su trabajo.
 
 
 Ante esta realidad, la visión del docente se vuelve hacia el alumno-problema. El alumno con dificultades de aprendizaje, y  se le coloca el rótulo de más diferente que los otros : incapacitado, indisciplinado, y por eso mismo tratado con desigualdad.  Tambien estos alumnos suelen presentar dificultades en la relación  con sus pares. Hablamos de problemas en la convivencia escolar.
 
 
La escuela, asumiendo la realidad del alumno y valorando las diferencias individuales, puede decidir disminuir la intensidad de las mismas o más aún, evitar, que se acentúen las dificultades enfrentadas por los alumnos “comunes” pero portadores de NEE (Necesidades Educativas Especiales).! Incapaz! ¡Diferente! ¡Y por eso desigual y excluido, real o funcionalmente, del proceso educativo!”
 

Deja un comentario