Tips para una cocina segura para tu hijo

Pensar en niños dentro de una cocina puede evocar dos imágenes completamente diferentes. Por un lado, dulzura, felicidad. Recuerdos infantiles de galletas recién horneadas, compartir la mesa en un espacio acogedor y agradable. Por otro, peligro. En la cocina existen numerosas situaciones de riesgo para niños pequeños: fuego, objetos punzocortantes, sustancias peligrosas, puertas, cajones.

Sin embargo, este segundo escenario no tiene porque existir, opacando al primero, si al momento de plantear una remodelación integral de la cocina se plantean ciertos puntos de seguridad para hacerla un lugar amigable para los más pequeños del hogar.

Existen numerosos portales en línea y establecimientos formales que proporcionan una asistencia muy valiosa para determinar claves de seguridad al plantear una reforma de cocinas en Barcelona. Desde sitios en donde podrás comprar e instalar de forma independiente ciertos artefactos en todos los muebles de tu cocina, si lo que deseas es economizar pero potenciar el factor seguridad en esta área de tu casa. Hasta aquellos que te ofrecen modificar de principio a fin tanto la distribución como los muebles en esta habitación de tu hogar.

¿Cuáles son los elementos a los que se debe prestar más atención al momento de convertir la cocina en un sitio más seguro para los niños? En primera instancia, la ubicación de las fuentes de calor. Tanto la estufa o placa, como el horno y el microondas. Para la primera, existen en el mercado placas para cocina que vienen ya con una forma integrada para cubrirla y evitar riesgos innecesarios, pero también hay disponibles protectores de placa que pueden ser utilizados inclusive mientras se cocina.

Ahora bien, en cuanto al horno, lo más recomendable es ubicarlo a una altura por arriba de la cintura de un adulto, de forma que no resulte incómodo utilizarlo, pero que se evite el riesgo de que los pequeños lo toquen mientras se le utiliza y puedan sufrir quemaduras. El microondas supone un riesgo aún más complejo, puesto que muchas veces se le considera algo inocuo y se permite a los niños utilizarlo. Nada más lejos de la realidad. Un microondas dista mucho de ser un juguete, y existen normas muy concretas sobre el tipo de platos y alimentos que pueden ser introducidos en él. Por ello, se recomienda colocarlo, al igual que el horno, en alto. No tanto que los brazos deban ser levantados por arriba del pecho para usarlo, pero sí lo suficiente para alejarlo de pequeñas manitas curiosas.

También es importante solicitar a quienes se encargarán de la remodelación, proteger las esquinas de muebles y estanterías. La altura de un niño es ideal para golpearse contra las esquinas, lo que eleva el factor riesgo dentro de la cocina. Al igual que con los cajones, si lo que se pretende no es una renovación integral si no una modificación de seguridad, se podrán adquirir protectores de esquinas y cerraduras seguras para todos los cajones de la cocina. Ya sea a pequeña o gran escala, una remodelación de la cocina para hacerla más segura, es una tarea sencilla si se planea adecuadamente.

Deja un comentario