Teatro, guiñoles y marionetas

A los niños y niñas les encantan los cuentos y toda aquella representación de la realidad que estimule su creatividad y su imaginación.

En ocasiones nos parece que nuestros hijos e hijas son pequeños y que no van a poder disfrutar o entender las pequeñas obras teatrales a las que nos gustaría llevarles. En ocasiones nos asusta que pueda causarle miedo al pequeño. Aunque depende del carácter de cada uno de ellos, nada está más dejos de la realidad.

Detrás de cada niño, por inquieto, movido o tranquilo que sea hay un espectador excepcional. Es el mejor público porque no tiene prejuicios, ni ideas preconcebidas y pone toda su alma en ver y escuchar lo que se desarrolla delante de él. Por eso, el padre y la madre solo deben fomentar esta faceta suya.

El teatro, las marionetas o los dibujos les dan la oportunidad de desarrollar su sensibilidad y capacidad expresiva justo cuando están descubriendo todos los lenguajes posibles. Por eso, cualquier registro les vale: comedias, dramas, historias esperpénticas…Cada niño o niña se identificará con una cosa diferente, vibra con un tema o con otro. Los cuentos tradicionales y las adaptaciones para niños y niñas representan, en su forma más esencial, todos sus miedos, alegrías, preocupaciones o realidades.

Por eso el teatro es una buena práctica para los niños y niñas de cualquier edad.

titeres

Deja un comentario