Talla, estatura, medición

La talla es uno de los aspectos principales para conocer el desarrollo infantil. Al nacer, la talla de niños y niñas es diferente. Mientras que la talla media de los niños es de 55 cm, para las niñas es de 49 cm.

Durante los siguientes 3 meses, la talla aumenta en niños y niñas unos 10cm que serán de 6 desde el 4º al 6º mes. En el 7º – 9º mes, el aumento es entre 7 y 14 cm, dependiendo del niño y situándose, del 9º al 14º mes en una estatura media entre 77 y 80 cm, y aumentando 15 cm hasta el 3º año.

¿Cómo medir?

Existen 2 formas para medir la talla. Éstas son:
–    Hasta los 2 años. Se realiza con el niño tumbado sobre una tabla horizontal que tiene 2 soportes, uno para la cabeza, que es fijo, y otro para los pies, extensible.
Es conveniente que la medición se realice entre 2 personas porque el niño se moverá. Además, debemos intentar que el niño esté estirado para que la medición sea correcta.
–    A partir de los 2 años. Se realiza de pie mediante un tallímetro (igual que el anterior pero en vertical y en donde el soporte extensible es el de la cabeza). Para medir correctamente es aconsejable que los niños tengan sus pies juntos y que la cabeza, espalda y pies toquen la tabla vertical.

Talla baja y Talla alta

Talla baja. Se produce cuando la talla del niño es inferior a lo establecido como normal. También se considera talla baja a aquella cuya evolución del crecimiento sea inferior a 7 cm/año hasta los 3 años.
Existen 2 tipos de talla baja:
–    Talla baja normal. Es la más común y no conlleva enfermedad alguna; es, simplemente, una forma de crecimiento diferente al normal.
–    Talla baja patológica. Se da sólo en el 10%. Suele ser consecuencia de una desnutrición, de maltrato infantil, tratamiento con radioterapia, alteraciones en los cromosomas o en las hormonas, anomalías en los huesos o diversas enfermedades.

Talla alta. Se da cuando la talla del niño se sitúa por encima de lo establecido como normal.
En esta talla también distinguimos:
–    Talla alta normal. Consecuencia de factores genéticos o maduración acelerada.
–    Talla alta por alteración en las hormonas o en cromosomas.

Deja un comentario