Suciedad en la ropa… ¿Nos enfadamos?

Muchos niños, cuando salen de la guardería o de los colegios, vienen de tal modo que a veces nos dan ganas de meterlos enteros en la lavadora para darles un buen baño tanto a la ropa como a ellos mismos.

La mayoría de las madres se enfadan con los niños y los tachan de sucios o “guarros” por el hecho de ensuciarse la ropa. Pero… ¿No son, acaso, niños? A los niños les gusta saltar, correr, caerse,… Les gusta estar activos y no se preocupan si se ensucian o rompen la ropa porque para ellos no es importante, al contrario, es algo que tienen que llevar desde que nacen, aún a pesar de que en el útero estaban desnudos (aunque calentitos).
 
Cuando los niños se ensucian la ropa, o incluso cuando se les rompen, no es culpa de ellos, ni tampoco lo han hecho con motivo de causa (queriendo hacerlo); es simplemente que para ellos la diversión no quiere decir imponerse el límite de ensuciarse o no la ropa.
 
Lo que sí debemos enseñarles a los niños es a que, a la hora de comer o cuando terminan de jugar, han de asearse y lavarse las manos lo mejor posible para que estén bien limpias. Sabemos que ellos no pueden lavarse la ropa pero sí pueden ser autosuficiente, o casi, a la hora de lavarse las manos o la cara.
 
De ese modo haremos que nuestros hijos sean algo responsables, aunque tengamos que estar todos los días lavando la ropa del colegio porque, si es blanca, cuando salen del mismo es negra.

Deja un comentario