Su primer mes de vida

Una de las dificultades del primer mes es la ausencia de respuesta "social" del bebé.

Muchos bebés sonríen mientras duermen o cuando están tranquilos, relajados después de comer. Pueden sonreír desde las primeras horas de vida. Se trata de una sonrisa automática, es decir, no es una respuesta a otra persona. No es una respuesta social. Constituye un indicador positivo de bienestar del bebé y de normalidad de su cerebro.

Aunque no se obtenga respuesta de forma inmediata a las caricias, arrullos y frases cariñosas, el cerebro del niño las necesita para madurar.

Hacia la 3ª ó 5ª semana de vida puede aparecer una sonrisa diferente, la sonrisa social, que sí es una clara respuesta a las caricias o a la voz de la madre. Esta sonrisa constituye un hito importante en el desarrollo del bebé. Confirma la normalidad de su cerebro y es el inicio del desarrollo del bebé como persona.

Es importante saber que, si un bebé no sonríe después de la 6º- 8ª semana de vida, debe ser estudiado.

Durante el primer mes de vida, el horario de un bebé suele ser un poco caótico y se rige básicamente por la necesidad de alimentarse. Después de saciar el hambre, el bebé se relaja y suele dormir.

Algunos bebés sí son regulares para comer y dormir, otros lo son menos. Esto depende del temperamento del bebé.

Los bebés suelen hacer entre 8 y 12 tomas de pecho las primeras 2-4 semanas de vida y las reparten de forma diferente.

Deja un comentario