¿Son seguras las vacunas?

Las vacunas se evalúan de forma mucho más exhaustiva que cualquier otro fármaco antes de ser aprobadas para su uso en personas, porque se dan masivamente a individuos sanos.

En primer lugar, las vacunas pasan varias rondas de pruebas: en modelos de computadoras, en animales y luego en un pequeño grupo de personas voluntarias. Se hacen luego pruebas a una escala más grande, la cual se conoce como la etapa de los ensayos clínicos. El proceso de fabricación se revisa también por razones de seguridad. Cuando una nueva vacuna llega al mercado, ya se ha probado en miles de personas, incluyendo niños y niñas.

www.telefonica.net

Pero debido a que la tasa de efectos adversos graves es muy pequeña — en algunos casos, menor a uno en un millón — algunas veces ni siquiera el más grande de los ensayos clínicos (el cual puede incluir a más de 10.000 personas) los logra detectar. En un país en el que nazcan 4 millones de bebés al año, un problema que afecte a 400 de ellos podría no manifestarse en absoluto en un ensayo clínico de 10.000 personas. Es por eso que las vacunas se monitorean rigurosamente incluso después de su aprobación.

Y es por eso que no fue hasta que 900.000 niños recibieron la primera vacuna contra el rotavirus, cuando comenzó a surgir un problema potencial. En este caso, el gobierno comenzó a preocuparse y los fabricantes retiraron la vacuna después de que sólo se informasen 15 casos de niños con obstrucción intestinal a la semana de haber recibido la inmunización. La vacuna no se reintrodujo debido a que no se pudo probar que era segura.

Deja un comentario