Sobremedicando a nuestros niños

 

ritalin

En la década de los 50´s salió al mercado el metilfenidato, conocido universalmente como Ritalin. Durante los años posteriores, hasta nuestros días, es utilizado para tratar a los niños con trastorno de déficit atencional e hiperactividad. El problema es que uso se ha convertido en un abuso por parte de padres, profesores y también profesionales de la salud, quienes prefieren medicar a los niños en vez de buscar la verdadera raíz de los problemas.

El Ritalin estimula al cerebro ayudándole a “enfocarse”. Sólo un 3% de los niños padece trastorno de déficit atencional, siendo que más del 15% de los pequeños en edad escolar consume fármacos estimulantes de la concentración. Muchos padres señalan que sus hijos están en “desventaja” ante otros chicos que si los consumen olvidando que se trata de una droga como cualquier otro estimulante, con los efectos secundarios pertinentes.

En los casos en que es necesario, el Ritalin es un excelente método de ayudar a los niños con problemas de concentración y conducta. No sólo les permite enfocarse en su trabajo escolar, sino que al sentirse estimulados y mejorando su rendimiento, se produce un aumento del autoestima y por ende de la seguridad en si mismos.

Como padres debemos recordar que nuestros hijos son seres que necesitan ser escuchados, comprendidos y acompañados, no robots que requieren ser aceitados para funcionar óptimamente.

Deja un comentario