Soñando voy, soñando vengo

Durante el embarazo, es muy frecuente tener sueños muy vívidos y en ocasiones extraños o incoherentes. Es un proceso natural de la mujer para expresar preocupaciones.

Muchas veces, las situaciones que soñamos están relacionadas con historias de la infancia, con asuntos de la vida cotidiana y con el futuro, incierto ante la llegada del bebé.

Los sueños se suelen repetir en las mujeres embarazadas y ocurren con más vividez durante el último trimestre del embarazo. Entre los más frecuentes está olvidar responsabilidades vitales del bebé. El sueño muestra a la mujer como incapaz de enfrentarse a la responsabilidad de tener un hijo o hija. Representan los miedos que todas tenemos.

También, el sueño de ser atacada o de lastimarse. Significan la vulnerabilidad de la mujer embarazada y los temores ante los cambios que experimenta su cuerpo.

Pérdida del atractivo físico. También tienen que ver con los cambios de su cuerpo y con el miedo de no resultar atractiva para la pareja.

Muchas mujeres sueñan también con el tamaño del bebé. Los bebés enormes que causan dificultades en el parto representan la preocupación acerca de la salud del bebé o el propio temor al parto en sí.

En ocasiones, soñamos que el bebé tiene habilidades extraordinarias como hablar o caminar. Expresan las preocupaciones de la madre sobre la inteligencia y el futuro del bebé.

Por último, soñar con la imposibilidad de escapar en situaciones de riesgo significa el temor a perder la libertad y quedar atada al bebé de una forma obsesiva.

Deja un comentario