Síntomas leves

Mi cuñada está embarazada después de varios intentos fallidos y no lo está pasando muy bien. Por las mañanas tiene nauseas y mareos, tiene problemas para ir al baño y se queda dormida después de comer. Esta situación me viene estupendamente para probar todos los consejos aprendidos durante mis embarazos y que no tuve ocasión de poner en práctica porque yo no tuve ningún problema.

Sobre las nauseas matinales recuerdo que nos recomendaron comer algo sólido antes de levantarnos de la cama. Nos decían que tuviéramos en la mesilla un quesito o una galleta y que lo comiéramos antes de levantarnos. El problema de los vómitos es mayor cuando metemos líquidos en ayunas y como mi cuñada siempre bebía algo, parece que esto le está ayudando.

Sobre el estreñimiento, en estos meses no podemos tomar algunos de los medicamentos habituales, de manera que tendremos que intentar métodos naturales, sobre todo, cuidar muchísimo la alimentación: muchos líquidos, frutas (excepto plátano y limón) y verduras, con la excepción de zanahoria, puerro, cebolla, alcachofa, coliflor, col, pimiento, rábano, brócoli y pepino. También hay que recordar que al pasar las verduras a puré pierden la fibra. El té y el chocolate también son astringentes.

En cuanto al sueño, es normal estar cansada durante el embarazo, la naturaleza es sabia y nos obliga a bajar el ritmo para que nuestro cuerpo concentre todas sus fuerzas en formar esa personita que llevamos dentro. No debemos forzar, pero tampoco quedarnos en casa comiendo. Salvo en casos de embarazos de riesgo en los que nos recomiendan reposo, tendremos que asumir que vamos a tener sueño y tratar de dormir todo lo que podamos. Dejar a un lado esas series de la tele que tanto nos gustan para descansar no viene mal, al menos una temporadita.

Deja un comentario