Sexo durante el embarazo

El sexo durante el embarazo, salvo que se trate de un embarazo de riesgo, es completamente seguro para la madre y para el bebé. Otra cosa es que no te apetezca. Las hormonas juegan un papel importante aquí, hay quien no tiene ganas en absoluto y hay quien está deseando más que nunca. Pero no son sólo las hormonas, también influye cómo te sientas tú, si te ves super sexy con eso de la voluptuosidad o si te sientes gorda y eso te baja la lívido.

Durante l primer trimestre, el sexo puede ser el habitual, pero cuando la tripa empieza a crecer, la postura del misionero puede causar molestias por la presión en el útero y en el propio vientre. En estos meses es más adecuado ponerse encima de él o cualquier postura en la que la penetración no sea muy profunda, ya que podemos tener pequeñas molestias debido a que el útero es mayor.

Y al final del embarazo, si has salido ya de cuentas, el sexo constituye un método excelente para provocar el parto. Por un lado, el semen y el orgasmo femenino provocan contracciones y por otro, es mucho más agradable que caminar y caminar como recomiendan los médicos.

Yo puedo dar fe de ello. Cuando me quedaban 10 días para dar a luz, tuvimos una noche de sexo “salvaje” y noté que la penetración había sido más profunda que lo que venía siendo en los últimos días. Ese mismo día comencé con contracciones y a la noche nació mi hijo. ¿Casualidad? No lo sé, pero yo creo que cuando el niño está listo, es una buena manera de ayudarle a salir.

Deja un comentario