Sexo durante el embarazo

Es sexo es el origen de la creación de la vida y, aunque es algo totalmente natural, durante el embarazo parece que tenemos miedo a dañar al bebé que llevamos dentro. Esta sensación se acentúa según van pasando los meses.

En principio y si tu embarazo no tiene ningún riesgo ni complicación, puedes practicar sexo con tu pareja normalmente. No hay ningún peligro ni para ti ni para tu bebé. Solo en los casos en lo que haya algún riesgo como placenta previa o si tienes historial de abortos espontáneos o de sangrados, deberás consultar con tu médico.

Durante la gestación el cuerpo de la mujer cambia y el nivel hormonal puede provocar ciertos desajustes. En algunas mujeres esto se traduce en poca apetencia para hacer el amor. Estamos cansadas, no nos sentimos muy sexys, estamos irritables…Nuestra pareja debe comprender lo que nos está sucediendo y debe ser paciente.

30dic_sexo_embarazo1

Para otras mujeres, el embarazo significa un aumento del deseo sexual y del disfrute. En cualquier caso tú debes decidir si te apetece y lo que te apetece.

Según avanza la gestación, el bebé se hace más grande y junto con él la tripa de la madre. Esto puede causar alguna molestia durante el acto sexual por lo que la pareja deberá buscar las posturas que les resulten más cómodas. Lógicamente, la típica postura del ‘misionero’ no será la más adecuada en la última etapa del embarazo. Podéis probar posiciones en las que la mujer se coloque encima y pueda manejar la penetración. Si ella se pone a cuatro patas y su compañero arrodillado detrás, el vientre queda libre de cualquier presión o peso.

Si aún así nos preocupamos por el bebé y no disfrutamos de la penetración, existen muchas otras técnicas sexuales (sexo oral, caricias, estimulación manual…) que podemos utilizar.

Deja un comentario