Sexo después del bebe

Considero un verdadero problema la reacción que tiene algunas mujeres con sus parejas recientemente después de tener un bebé. La verdad es que los hombres tendrían que entender que después de tener un hijo nuestras vaginas y nuestras hormonas están totalmente descontroladas y antes del tiempo recomendado por los médicos (cuarenta días) nos es muy desagradable mantener relaciones sexuales. En el parto si el niño no sale él solito, te hurgan en tus partes y eso hace que esa zona quede especialmente sensibilizada y cuando la anestesia va desapareciendo parece que hayan hecho ahí dentro una fiesta, está todo como desplazado y cambiado dentro de ti. Por lo tanto es lo más normal del mundo que la mujer necesite un tiempo para poder recuperar la sensibilidad en la vagina y ponerse cachonda con los tocamientos de su pareja, ya que por alguna razón al principio asocias los tocamientos como si te los estuviera haciendo un ginecólogo y eso hace que no te suba la lívido ni a tiros. Ya no solamente hay que tener en cuenta que te puedes quedar muy fácilmente embarazada en la cuarentena, si no que es un tiempo que necesita la mujer psicológicamente para volver a disfrutar en las relaciones sexuales. Creo que en ocasiones los hombres son demasiado impacientes a la hora de volver a echarle un buen polvo a su mujer y no esperan el tiempo suficiente. Mi ex pareja al yo tener a mi hijo pretendía que a la semana ya volviera a abrirme de piernas para poder despacharse a gusto, y yo que me había tirado doce horas teniendo a su hijo me daba cuenta de lo sumamente egoísta que era aquel hombre, así que sin cortarme un pelo le decía que tendría que volver a entrenar a su manita porque desde luego yo no le iba a calmar sus ansias de sexo. Una persona que es lo suficientemente egoísta para actuar así en un momento tan delicado para una misma no merece el más mínimo interés.

Volví a mantener relaciones con este hombre a los dos meses o así de haber tenido a mi niño, pero tengo que decir que desde entonces el sexo con el no me gustaba en absoluto. No sé si me influyó esa manera de actuar que tubo o si simplemente dejó de atraerme sexualmente, lo que sí sé es que desde entonces ya no sentía nada cuando hacíamos el amor. Llegó un momento en que la relación terminó, este no fue el único motivo, pero si el principal, por lo menos para mí, no concebía una relación sin sexo placentero.

Al tiempo me volví a enamorar y comencé una nueva relación con el que es actualmente mi pareja y tengo que decir que después de tener otro hijo con él me di cuenta de lo diferente que era mi situación. No solamente me apetecía mantener relaciones con el antes de la cuarentena, si no que era mi pareja el que iba con sumo cuidado y el que me preguntaba si ya estaba preparada cuando yo me tiraba encima de él. El sexo seguía siendo maravilloso y aun hoy llevando ya cinco años juntos el sexo es algo inmejorable entre los dos. Hay que encontrar a esa persona que es capaz de esperar cuando pasas por una situación delicada y no te fuerza a nada sin apetecerte.

Deja un comentario