Series Infantiles: Doraemon

Doraemon no es una serie que me guste mucho para los niños porque algunas veces los temas de trasfondo que tiene no los veo adecuados para que sepa un niño, y mucho menos los vea.

Sin embargo, la serie les suele gustar a la mayoría de los niños, quizás porque el hecho de ver a un gato andar con dos patas, que no tenga orejas porque se las comió un ratón (y de ahí el pavor que le tenga a los ratones) y que encima de todo puede hablar pues genera en los niños un sentimiento de querer tener ese gato para hacer las cosas que su protagonista, Nobita, hace.

La serie, mirándola de modo objetivo, no está mal, pero tiene sus pros y sus contras. No es una serie que recomendaría al 100% para que viera el niño, y menos aún solo, cuando no podemos explicarle a nuestros hijos si lo que han hechos los niños o niñas de la serie está bien o mal, pero como entretenimiento está bastante bien. Fomenta enormemente la capacidad de imaginación del niño porque… ¿Quién ha visto que Doraemon repita de invento sacado de su bolsillo? Pocas veces lo ha hecho, lo reconozco, pero obviando el "Gorro- coptero " y algún que otro invento más que llega a resultar imprescindible en la vida cotidiana con la familia Nohara, Doraemon nos enseña en cada capítulo entre 3 y 5 inventos nuevos, cada uno más divertido, impresionante, único, que el anterior.

En conclusión: considero que la serie está bien, pero con excepciones, por ejemplo, la obsesión que tiene "Gigante" de pegarle a Nobita, o la obsesión de éste en Shizuka (que aunque vaya a ser su esposa en el futuro, hay veces que parece otra cosa).

 

Deja un comentario