Ser diferente

Los niños y niñas no son todos iguales. Si lo fueran el mundo sería algo aburrido y sin vida. Tanto los niños como las niñas son diferentes, no sólo por su sexo y las diferencias que conlleva eso, sino porque tienen distinto color de ojos, distinta forma física, estatura,… Todo herencia de unos padres que le han dado la vida.

Sin embargo, cuando esos niños son diferentes, porque son más gorditos o más altos, o más bajos, o tienen una deficiencia, suelen ser el centro de atención para mofarse de ellos, la mayoría de las veces por sus propios compañeros de clase, sufriendo un acoso psicológico tal que algunos dejan la escuela u ocultan sus miedos u odios a ir a la escuela bajo enfermedades, o un deje en las tareas de clase para que los echen del colegio.

Cuando son pequeños esas diferencias no son tan grandes, de hecho ellos apenas si se dan cuenta. Pero cuando los padres lo comentan, como cualquier padre o madre solemos hablar de los compañeros de nuestros hijos y alguna que otra vez se nos habrá escapado algún  comentario con respecto a otro niño que nuestro hijo o hija habrá oído. Son esos estereotipos que nosotros les enseñamos lo que hace que los niños no acepten a la gente diferente y los excluya del mundo, no sólo el suyo, sino de toda la sociedad.

Hay que enseñarles a los niños que ser diferente no es algo malo, tampoco es que sea bueno ir siempre en contra de la sociedad, porque también te discriminan de ese modo. Pero lo que tienen que aprender es valorar a las personas por lo que tienen dentro, no por su aspecto o físico, o estatura… Y eso también la sociedad (televisión, prensa, radio, internet…) ha de darse cuenta porque lo único que hacemos con ello es crear una sociedad donde, si no eres una persona de 90-60-90 en el caso de las mujeres, o un "sex-man" en el caso de los hombres, entonces no eres nada.

Dejémonos llevar por nuestros hijos y veamos con sus ojos que un niño no es alto o bajo, sordo, ciego o gordo… Es un niño o una niña con quien jugar, a quien querer y con la que conversar.

Deja un comentario