Sensaciones ante el segundo embarazo

La emoción de esperar un niño o niña (ya sea el primero, el segundo o el tercero) siempre es muy grande.

Con seguridad, existe una aproximación psicológica diferente en el segundo embarazo, porque sabes qué es lo que te espera y eso podría convertirse en una ventaja, ya que puedes administrar tus fuerzas y controlarte con mayor tranquilidad.
Por el contrario, si el primer embarazo fue conflictivo, podrías sentir miedo a tener que enfrentarte con los trastornos típicos, aunque no necesariamente tienen que repetirse. En realidad, cada embarazo es una historia, por lo que resulta absolutamente inútil concentrar tus temores en los trastornos que te "atormentaron" en el primero.

Por el contrario, vale la pena tener presente que en cualquier caso estás mejor preparada y que tienes la posibilidad de notar con mayor claridad y satisfacción los movimientos de tu bebé, debido a la mayor relajación de los tejidos y a la experiencia adquirida.

Ten presente que, con el primer embarazo, tu organismo se adaptó a las modificaciones hormonales y mantiene el recuerdo para las siguientes gestaciones, por lo que los tiempos de adaptación y de reacción de tu cuerpo se dividen por la mitad. Los tejidos ya son elásticos, te ha quedado la movilidad ósea, el cuello del útero es más blando y los tiempos del trabajo y de la expulsión se reducen prácticamente a la mitad.

Deja un comentario