Selladores dentales

Un buen cuidado de los dientes incluye la higiene bucal con un buen cepillado de dientes y uso del hilo dental, el uso de flúor en las pastas dentales, alimentarse con niveles bajos de azúcar y una buena ración de lácteos y, por su puesto, una visita periódica al dentista.

Los selladores dentales, también conocidos como sellantes, son delgadas capas plásticas que se colocan sobre las muelas para formar una cobertura protectora contra las caries. Las muelas de los niños y niñas tienen pequeños surcos que no siempre pueden ser limpiados con el cepillo. Los selladores cubren estos surcos y evitan que se queden partículas de los alimentos y gérmenes.

Se trata de un líquido que se aplica sobre la muela, el mismo que se endurece con rapidez sin causar molestias ni dolor. El sellador dental protege las muelas durante 10 años, pero siempre será necesario que se revisen para asegurar que se encuentra en buen estado, de lo contrario se aplicará más sellador.

Se deben aplicar apenas el niño o niña tenga sus muelas permanentes, por lo general hacia los 6 años de edad; en algunos casos, los dentistas aplican también el sellador en los dientes de leche que tienen surcos profundos. En caso que el niño o niña tenga alguna pequeña carie y haya sido aplicado sobre ella el sellador, no habrá problema puesto que el sellador aislará de los gérmenes la misma y no se extenderá.

Deja un comentario