Seguridad Vial para embarazadas

Cuando estamos embarazadas, a veces, suele ser un poco más complicado el conducir y la seguridad es una de las cosas más importantes que debemos tener en cuenta no sólo por nuestra vida sino por la vida de nuestro pequeño que aún no ha nacido.

En caso de accidente de tráfico o de un frenazo brusco, un adulto tiende a ser impulsado hacía delante de modo que podemos hacerle daño al pequeño si nos doblamos de tal modo o comprimimos el vientre produciéndole lesiones que pueden ser muy graves.

Es por eso que el uso del cinturón es de lo más importante de lo que debemos tener consciencia y no dejar nunca para el último momento. Actualmente existen cinturones de seguridad especiales para embarazadas que no comprimen el vientre sino que pasan por debajo del mismo dejando “cierta libertad” al vientre para que no sufra daños.

Los expertos nos aconsejan llevar la banda superior del cinturón entre los senos y la parte inferior del cinturón por debajo del abdomen, a la altura de las ingles. De hecho, esto mismo podríamos hacerlo con nuestro cinturón normal pero puede ser más incómodo e incluso provocar distracciones con tal de poner el cinturón en su sitio.

También, cuando estamos embarazadas, nos cansamos más, por lo que los viajes largos hay que planificarlos de modo que no se conduzca demasiado tiempo sin descansar a menudo.

Y por supuesto, dejar un espacio mayor entre el volante y el asiento, de modo que no estemos muy pegadas al volante, cosa que puede ser una gran desventaja, por ejemplo, en el uso del airbag (una de las cosas que no debemos desactivar porque puede reducir el daño en caso de colisión).

Deja un comentario