Seguridad para el bebé

Cuando los niños y niñas comienzan a gatear o a desplazarse por sí mismos, es hora de eliminar todo aquello que supone un riesgo para el bebé.

En el hogar

Utilice protectores para todos los enchufes de la casa que estén a la altura del bebé.

Si hay escaleras en la casa, ponga una barandilla o cancela a cada lado para evitar que el bebé se caiga.

No deje líquidos o comidas calientes cerca del niño ni colocados en el filo de una mesa a la que él tenga acceso.

No deje al bebé solo en el baño o cerca de palanganas, cubos… que contengan abundante agua.

No permita que gatee cerca de estufas, radiadores o braseros.

Mantenga las medicinas y productos de limpieza en lugares seguros y alejados de su alcance. También hay que vigilar las colillas, cremas, esmaltes…

No le dé comida difícil de masticar.

No deje pequeños objetos en la zona por la que gatea su hijo.

Coloque pestillos y/o cerrojos en armarios, frigorífico, alacenas, cajones…

Fuera de casa también hay que controlar la seguridad del bebé:

En el coche utilice una silla segura y homologada y compruebe que el bebé esta bien atado.

Compruebe el cinturón del cochecito del bebé para evitar que se pueda soltar con algún movimiento brusco.

Deja un comentario