Seguridad en el cole

Nuestros hijos e hijas pasan mucho tiempo en el colegio, por eso, a la hora de elegir un centro, entre otras cosas, deberemos asegurarnos de que cumplen unos mínimos de seguridad. Son pequeño detalles que pueden evitar accidentes y disgustos.

La mayor parte de estos incidentes suceden durante el recreo o a la salida del colegio. Por eso, el patio debe ser un lugar limpio de piedras, cristales o plantas. El suelo no debe ser resbaladizo y es aconsejable que sea de un material capaz de amortiguar los golpes. También es aconsejable que haya dos espacios diferentes para los y las más mayores y los y las más pequeñas.

En el patio, también, las porterías de futbol deben estar bien fijadas al suelo. Los toboganes deben ser de una sola pieza, sin bordes cortantes ni tubos huecos. Deben estar bien anclados al suelo.

En las aulas, las mesas y las sillas no suele tener mayores problemas. Deben ser cómodas y adecuadas para evitar futuros problemas de espalda. En cuanto a otros elementos como las ventanas, deben tener algún tipo de cierre de seguridad para que los niños y las niñas no puedan abrirlas. Las puertas de las aulas deben abrirse siempre hacia afuera. El suelo no debe ser resbaladizo y las escaleras interiores deben estar bien iluminadas, tener pasamanos y peldaños suficientemente anchos.

Además de todo esto, tanto en el patio como en las aulas siempre deberá de haber, al menos, un profesor o profesora o personal cualificado para vigilar y controlar a los niños y niñas.

 

aula%20infantil

Deja un comentario