¿Se le cae el pelo?

La caída y renovación del cabello es un proceso natural para todas las personas, y por tanto para los niños y las niñas también. Pero hay algunos casos en los que este proceso se acelera, sin que sepamos muy bien el por qué. Los cambios de estación o las situaciones de estrés son algunas de las causas.

A diario se pierden entre 50 y 100 cabellos, que pasan inadvertidos porque existe un equilibrio perfecto entre el pelo que se cae y el que nace y porque, además, la caída no se produce en una sola zona. Es decir, los cabellos caídos son sustituidos por otros nuevos que están ya en plena fase de crecimiento.

Si, por alguna razón, se produjera una caída más intensa en una zona concreta, aparecería una zona despoblada comúnmente llamada calva o alopecia.

Las causas más comunes para este fenómeno son varias.

Una de ellas es la alopecia areata, que dura entre dos o tres meses y luego el cabello comienza a crecer de nuevo. Aunque no necesita tratamiento es mejor acudir a la consulta médica.

La dermatitis seborreica es una enfermedad del cuero cabelludo en la que se produce más sebo de lo normal. Esta grasa impide el desarrollo del folículo piloso y favorece la caída del cabello. Conviene consultar con el o la dermatóloga.

Las tiñas pueden contagiarlas perro o gatos y son unos hongos que afectan al cuero cabelludo. Producen unas zonas peladas y se corrigen con un tratamiento médico.

Por último, hablaremos de la tricotilmanía, que es la manía de tirarse del pelo. Se suele producir siempre en un sitio concreto que a la larga acaba causando una calva en la zona. Es de carácter nervioso y deberá tratarse con ayuda de psicólogos o psicólogas.

Deja un comentario