Ronquidos y pesadillas durante el embarazo

Quizá antes de quedar embarazada jamás roncaste, pero desde que estás esperando un bebé tu pareja e incluso tu misma has notado como el tranquilo sonido de tu respiración nocturna se ha transformado en un desagradable ronquido.

No se trata de algo poco común, ya que las mujeres embarazadas tienen el triple de posibilidades ronca de roncar que alguien que no esté en periodo de gestación. Ello se debe a que las vías respiratorias de estrechan, lo que normalmente pasa en el tercer trimestre.

Por suerte, el problema suele irse una vez que el bebé nace y existen algunas medidas que podemos tomar para evitar o disminuir los ronquidos que te impiden pasar una buena noche de sueño. Lo mejor es dormir de costado y si con eso no logras ningún alivio, contarle lo que te está pasando a tu obstetra para hacer de tus noches de sueño algo agradable antes que ese pequeño que te cambiará la vida para bien, venga a despertarte de madrugada.

Otro punto que suele afectar a las embarazadas son las pesadillas, que se manifiestan en miedos con respecto a la futura maternidad. Se ha demostrado que las mujeres en periodo de gestación tienen sueños que se sienten más reales (vívidos,) que uno común. Ello no significa que no estés preparada para ser madre, sino que muchas veces se debe a tus hormonas jugándote una mala pasada.

Lo mejor es reflexionar acerca de tus miedos nocturnos durante el día, dándote cuenta que sólo son juegos de la mente en momentos donde nos encontramos especialmente sensibles.

Imagen: Net Mums

Deja un comentario