Remedios contra el resfriado

El caldo de gallina con verduras es un cóctel de nutrientes que propicia la curación. Para empezar, tomar un líquido caliente alivia la congestión. Pero, además, el caldo de gallina que proponemos (ver recuadro) contiene vitaminas A, C, B1, B2, B3, B12 y ácido pantoténico, y minerales como calcio, hierro, magnesio y cinc. Una combinación perfecta para potenciar las defensas.

Caldo curativo
Media gallina con su hueso; 4 zanahorias, 3 puerros, 2 cebollas, 2 dientes de ajo, 1 tomate, 1 rama de apio, todo ello entero y bien lavado. Poner a cocer todo en 2,5 litros de agua, en la olla rápida durante una hora. Colar. Se conserva varios días en la nevera.
Una idea: para los niños poco aficionados al caldo, se puede convertir éste en puré, triturando todas las verduras con el caldo. Para hacerlo aún más apetitoso, se puede servir con unos “barquitos” de pan frito.

Infusiones con miel                                                                                                                                               Al beber infusiones no solo tomamos líquido caliente, sino que inhalamos vapor (las bebemos a sorbos, porque tardan en enfriarse), y el vapor fluidifica las secreciones nasales. En cuanto a la miel, varios estudios han corroborado su poder antiséptico.

Gotas de agua con sal o de suero salino                                                                                                     Tienen un doble efecto antiséptico y antiinflamatorio y ayudan a descongestionar la nariz. Si el niño es mayorcito y las tolera, las gárgaras de agua con sal son uno de los mejores remedios para los problemas de garganta.

Deja un comentario