Recuperándose de una cesárea

 

cesarea

 

Si bien, la mayoría de las mujeres prefiere un parto natural, en muchos casos para proteger la salud de la madre y del bebé, los médicos optan por un nacimiento vía cesárea. La cesárea es cuando el bebé se extrae por vía quirúrgica a través de una incisión en el abdomen y útero. Se puede realizar tanto con anestesia local (epidural) o general.

Al tratarse una operación, la recuperación tardará más que si se tratase de un parto vaginal. Generalmente la estadía en el hospital dura entre 3 y 5 días y no suelen presentarse complicaciones mayores. Las primeras 24 horas después de la operación la madre no podrá ingerir alimentos para así eliminar la anestesia (con el hambre que nos causa el embarazo). Luego del primer día, los médicos recomiendan levantarse de la cama y caminar para así acelerar la recuperación.

La mayoría de las veces, si la cesárea se realiza con anestesia local, podrás tener a tu hijo en brazos de forma inmediata, aunque el amantar puede resultarte algo más difícil, pero con el tiempo debería tener a normalizarse. Una de los problemas típicos que se presentan es para evacuar tus intestinos (bastante desagradable). Pero consumiendo alimentos que estimulen su función podrás ayudarlos a funcionar correctamente. Por ser una operación se te realizó una incisión en tu abdomen por lo que tienes una herida que te va a causar dolor y molestias, las que pueden durar algunas semanas, dependiendo de tu capacidad de cicatrización. Se recomienda que no realices mucha actividad física, lo que no será nada fácil con un recién nacido en casa.

Al tener un parto con cesárea, lo más probable que, de tener más hijos, estos también nazcan por la misma vía, ya que se forma tejido cicatrizal en el útero. Hoy las cesáreas son bastante seguras, es más, casi uno de cada tres partos se realiza por esta vía, y los médicos cuentan con una vasta experiencia en el tema. Sólo queda relajarte y disfrutar de la experiencia del nacimiento.

Deja un comentario