Recién nacido: primeros baños

El bebé ya está con nosotros y surgen tantas emociones como incertidumbre y algunos miedos. Uno de las cuestiones más común en los padres primerizos es el tema del baño en los primero días. Es muy normal tener miedos y no saber si se hace lo correcto. Se puede consultar al pediatra que orientará a los recién estrenado padres.
Hoy en día existen un sin fin de productos que se pueden comprar para ayudar a bañar al bebé más cómodamente, pero tampoco son todos imprescindibles.
Primero debemos tener una bañera pequeña que sólo utilizará el bebé y que lavaremos antes y después de cada baño. Los primero días no se sumerge por completo al recién nacido. Con la ayuda de un algodón y una esponja se puede higienizar por partes al pequeño y secarlo con una toalla de algodón suave.
Una vez que pasen unos días vamos a ir poco a poco metiendo al bebé más en el agua que no debe superar la temperatura de 30 grados centígrados. Siempre debemos sostener al bebé con una mano por detrás de sus hombros y con la otra lavarlo. Es importante que durante el momento de baño demostremos seguridad y siempre con una sonrisa para transmitirle tranquilidad.
No a todos los niños les gustan el agua en principio, pero poco a poco con la rutina diaria se sentirán más a gusto.
Es importante también luego del baño secarle muy bien y vestirlo de inmediato para que no tome frío. Los primeros meses no se recomienda el uso de polvos talcos, utiliza mejor cremas hidratantes especiales para niños y jabones neutros.

Deja un comentario