Qué nos esperamos entre los 7 y 8 meses

Tu bebé seguro que ya es un torbellino que no puedes dejar solo para nada. Si le has comprado un andador (yo personalmente me gusta llamarlo tacatá o tacataca (como lo llamaba de pequeña)) seguro que tendrás todas las cosas quitadas de enmedio y, si es como yo, le habrás forrado el andador de goma espuma para que no se choque cogiendo carrerilla.

A partir de los seis meses los bebés cambian rápidamente porque aprenden las cosas al vuelo. Para ellos es muy importante investigar y coger todo lo que cae en sus manos para saber qué es.

Por eso, las cosas que tu hijo, entre los 7 y los 8 meses, puede hacer son:

  • Estar sentado bastante tiempo.
  • Coger cosas que no se encuentran cerca (normalmente tienden a esforzarse y a no dejarlo hasta que lo consiguen, son tenaces en ese sentido).
  • Han descubierto una nueva forma de comunicarse con nosotros, mediante señas. Por ejemplo, para comer, se llevan la mano a la boca, o para decir que quieren el chupete, ponen morros (algunos niños, os hablo de ejemplos personales).
  • Reconoce los objetos y las personas y tiende a ir hacía ellos, aunque estén lejos.
  • Su balbuceo es más controlado y puede darle nombres a objetos personales como peluches, o aquello que manipula todos los días.
  • Coge todo lo que cae a su alcance y, normalmente, si es algo que se puede romper, lo hace.

Deja un comentario