¿Qué hacer si mi hijo tiene una quemadura?

La gran mayoría de los accidentes ocurren en casa, y los niños suelen ser los principales afectados, ya que por sus ganas de explorar ignoran los peligros que les rodean, algo que muchas veces puede terminar perjudicándoles físicamente.

quema En sólo un segundo nuestro hijo puede quemarse. Ya sea con un calefactor, la llama de la cocina o agua hirviendo. Es importante poder identificar y tratar la quemadura a tiempo, dándole al niño la atención que necesita.

Ante una quemadura, lo primero es alejarle de lo que la causó, para luego poner la parte afectada bajo agua fría pero no helada. Nunca pongas hielo sobre el área afectada, aunque si puedes utilizar compresas.

Una vez que la parte urgente pasó, llegó la hora de examinar el área quemada para saber si debemos ir a la sala de emergencias. Las quemaduras se clasifican en tres tipos diferentes:

  • Primer Grado: La piel afectada no se rompió y sólo tiene un color enrojecido. No existe herida y el tamaño que la quemadura es pequeño.
  • Segundo Grado: En estos casos la primera capa de piel se rompió, quedando expuesta un área más profunda de la dermis. Se forman ampollas y suele ser muy dolorosa.
  • Tercer Grado: Son las quemaduras más graves. Allí podemos observar un daño profundo a la piel e incluso a los nervios y músculos bajo ella. Puede ser menos dolorosa que la de segundo grado, pero es la más complicada.

En caso de quemaduras de segundo o tercer grado será necesario trasladar de inmediato al niño a la sala de emergencias. Si tenemos dudas acerca del tipo de quemadura, nunca está de más hacerle revisar por si es algo más complicado.

Imagen: La Nación

Deja un comentario