Qué hacer ante los golpes en la cabeza

Por más que tomemos todas las medidas de prevención, es casi inevitable que nuestros hijos sufran varios accidentes durante su infancia, aunque la mayoría de ellos no pasa de ser un susto momentáneo.

Uno de los tipos de accidentes más comunes son los golpes en la cabeza, los que muchas veces no parecen graves a primera vista. Existen una serie de procedimientos y precauciones que debemos tener en cuenta en caso de que un niño sufra un trauma en la cabeza.

Lo primero es realizar un análisis a la vista. Ver si el niño presenta heridas o lesiones evidentes las que debemos desinfectar de inmediato. Las heridas en la zona del cuero cabelludo suelen sangrar bastante, por lo que en casos mayores puede ser necesario el cerrarlas con suturas. En la eventualidad de que se trate de sólo el golpe, aplicar de inmediato una compresa fría sobre la zona

Es importante fijarse en el nivel de conciencia del chico. Si éste se muestra aletargado, no se comporta de manera común, vomita, sus ojos se ven extraños o está adormilado debemos llevarle de inmediato a un centro de urgencias, donde a través de exámenes podrán determinar la existencia o no de una lesión mayor.

Si el niño no presentó ninguno de los síntomas anteriores eso no significa que el problema terminó. Es importante vigilarles durante las 48 horas siguientes. Si es difícil despertarlo a la mañana, tiene dolores de cabeza fuerte o le notamos extraño, también debemos consultar con un médico, ya que pueden ser traumas que evolucionan con lentitud.

Los padres son los mejores para analizar el comportamiento del pequeño. La mayoría de las veces éste llorará un rato y seguirá jugando como si nada, siendo sólo un susto pasajero y que de seguro no recordará después.

Deja un comentario