Qué es un embarazo de alto riesgo

El término “embarazo de alto riesgo”, es usado para definir aquellos procesos estaciónales donde ya sea por condiciones previas de salud de la madre, o por síntomas que se presentan durante el proceso, existen mayores posibilidades de abortos espontáneos, partos prematuros y problemas de salud para madre e hijo.

Uno de los factores más típicos para catalogar un embarazo como de alto riesgo, son los antecedentes de salud de la madre y problemas que hayan ocurrido en gestaciones previas. Mujeres que padecen de enfermedades autoinmunes y crónicas como lupus, diabetes, malformaciones del aparato reproductor, entre otras, son señales que predisponen a complicaciones gestacionales.

Madres que ya tuvieron problemas en embarazos previos a través de pérdidas espontáneas, preclampsia, diabetes gestacional, partos prematuros y malformaciones fetales, también caen dentro del grupo de alto riesgo.

Si bien son cada vez más comunes, las gestaciones en que la edad de la madre sobrepasa los 35 y hasta los 40 años, también presentan mayor porcentaje de sufrir complicaciones, especialmente si se trata del primero.

Que un embarazo sea considerado de alto riesgo, no significa que necesariamente vayan a presentarse complicaciones. Sólo van a requerir exámenes y controles médicos más frecuentes. También pueden requerir suplementos alimenticios adicionales y medicamentos que les ayuden a lidiar con sus condiciones previas. Trabajando en equipo con los padres y médicos, la gran mayoría de las mujeres podrán tener finalmente en sus brazos a ese hijo que tanto deseaban.

Deja un comentario