¿Puedo viajar estando embarazada?

Como me dijo mi matrona en la primera visita que tuve con ella: ‘No estás enferma, estás embarazada. Así que en principio, si los médicos no te dicen lo contrario, continúa con tu vida normal’.

Por eso, si el embarazo es normal, no supone ningún riesgo aunque sí una circunstancia especial ante la que conviene tomar precauciones. Si el o la ginecóloga no dice lo contrario, se puede viajar hasta un mes antes de la fecha prevista para el parto.

Hay que tener en cuenta que durante el viaje la mujer se encuentre lo más cómoda posible, que la temperatura sea agradable, ni frío ni calor, y que el viaje no le cause ningún tipo de estrés.

También hay que tener en cuenta que, si el trayecto es largo, la futura mamá deberá parar a orinar cada poco tiempo. Por eso, el tren es uno de los mejores medios para que las embarazadas viajen. Es muy seguro y permite al pasaje dar algún que otro paseo.

El avión también es adecuado a pesar de que las compañías son reacias a que las mujeres en el último mes de gestación viajen con ellos.

Con el coche hay que tener precaución. La futura mamá no debería conducir durante largos trayectos. Como pasajera se deben evitar carreteras con muchas curvas (los mareos aumentan durante el embarazo), se debe parar cada cierto tiempo y hay que buscar una postura cómoda con el cinturón de seguridad abrochado por debajo de la tripa.

cinturon

En estos casos, el barco es el medio de transporte menos idóneo.

Deja un comentario