Pruebas de paternidad en casa

Recientemente se pueden adquirir en sitios algo más especializados, unas cajitas chicas donde los padres pueden comprobar si los niños que tiene son realmente sus hijos o no. Es como si una mujer fuera a comprar una prueba de embarazo sólo que esta vez es el padre quien va a pedir (una prueba de paternidad).

Los motivos por los que se puede (o se considera) que se recurre a esos test de paternidad suelen ser por dudas de infidelidades, por las pagas en caso de divorcio (no es lo mismo darle una "cuota" a tu mujer que dársela a mujer e hijos), o incluso las inseguridades y sospechas, que pueden ser ciertas o infundadas.

Sea uno u otro motivo, el caso es que ahora los padres lo tienen más fácil poder saber a ciencia cierta, aunque al igual que con los test de embarazo, nunca es al 100%, si sus hijos son verdaderamente suyos o no.

Por ejemplo, en Estados Unidos, algunas farmacias han empezado a vender los tests, e incluso se pueden comprar por internet o hacer que te lo lleven a casa. En España no es así pero hay un método parecido y es que hay varios laboratorios donde te envían a casa instrucciones sobre lo que tienes que hacer (en caso de que no quieras que la madre sepa lo que haces) y ellos lo analizan (el proceso cuesta más de 200€).

Personalmente discrepo en algunos puntos y habría que tener en cuenta las situaciones en las que cada familia se viera inmersa porque no es lo mismo que una familia esté feliz con sus hijos y descubra que uno de ellos no es genéticamente suyo ya que pueden ocurrir dos cosas: que no le importe porque lo ha criado como suyo, o que lo eche tomo por tierra y abandone la felicidad que venía teniendo.

Deja un comentario