Protégele del frío

Debemos proteger siempre a nuestros hijos e hijas, tanto del frío como del calor. Y más con temperaturas extremas, como las que estamos viviendo durante estas últimas semanas.

Hay que prestar atención especial a los y las recién nacidas, ya que les cuesta más mantener una temperatura constante y ésta suele ser más baja.

Para protegerles, la temperatura en casa debe ser de unos 20 grados y el ambiente debería ser húmedo, para que el niño o niña respire mejor. Para ello, son útiles los humidificadores.

También, debemos tener cuidado a la hora del baño y al cambiarle los pañales. El baño debe estar caldeado y la temperatura del agua debe oscilar entre los 36 y los 37 grados. Tras el baño, conviene vestirle en la misma habitación para evitar los cambios bruscos de temperatura. De igual manera, el cambio de pañales debe ser rápido para que el niño o la niña no se enfríe.

Durante la noche, la temperatura debe estar a unos 18 grados. Para mantener al bebé caliente, deberá llevar un pijama grueso que le tape hasta los pies. En la cuna, una sábana y una colcha serán suficientes. Si se destapa, es mejor poner una colcha más ligera y un pijama más grueso.

Para salir fuera de casa, conviene vestirles con varias capas de ropa, así si entremos a algún lugar más cálido, podremos quitarle alguna, adaptándonos a la situación.

Deja un comentario