Protección en el coche

En los trayectos, tanto largos como de menos distancia, es sabido que los niños y niñas deben ir en sus correspondientes sillas de seguridad. Los padres y madres que no lo hagan, están poniendo en peligro la vida de sus hijos e hijas.

Es algo de lo que estamos muy concienciados y, por eso, casi todas las familias tienen sillas homologadas.

Pero también podemos proteger al bebé ya dentro del útero materno. Para ello, existen cinturones especiales para embarazadas que sirven tanto para cuando la futura mamá va conduciendo, como cuando va de pasajera.

Hay varias marcas que fabrican estos cinturones, aunque todos funcionan de la misma manera. Consisten en una especie de almohada muy fina que se coloca en el asiento con un arnés, por donde pasaremos la cinta del cinturón que cruza el abdomen. Es decir, su diseño geométrico desvía la parte inferior del cinturón de seguridad estándar entre las piernas en forma de "V", fijándolo debajo de la tripa sin alterar la seguridad que proporciona el cinturón de seguridad del vehículo.

Con este simple gesto, si el coche sufre un accidente o un frenazo brusco evitaremos que el cinturón de seguridad del vehículo de un tirón en la tripa de la embarazada.

Está aprobado y recomendado por la DGT, RACE y otros organismos oficiales y se recomienda utilizar a partir del segundo mes de gestación.

Deja un comentario