Problemas de audición

La detección precoz de la sordera es vital, ya que cuanto antes sepas que el bebé tiene un problema de audición, antes podrás ayudarle en su rehabilitación. Con un tratamiento adecuado y una detección a tiempo, se favorecerá el desarrollo del lenguaje, y se facilitará el aprendizaje y el acceso a la información. Además, el niño reducirá los problemas de comunicación y de relación con el mundo.

http://www.osanet.euskadi.net

Recientes estudios afirman que, cada año, en España, cinco de cada 1.000 bebés nacen con algún déficit de la audición, un 60% de los casos de sordera infantil tienen un origen genético, según datos facilitados por la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS). Diversos estudios también han demostrado que estos niños pueden presentar dificultades en el desarrollo del lenguaje oral y en los aprendizajes posteriores, motivo por el cual los especialistas recomiendan realizar una prueba diagnóstica a todos los bebés para ayudar a identificar cualquier posible problema en este sentido.

Conociendo las causas más comunes de sordera o de problemas de audición, podrás saber si entras en la denominada "población de riesgo", o bien si el bebé ha pasado por alguna de estas situaciones, para que así estés más pendiente del estado de su audición.
Durante el embarazo: factores hereditarios, medicamentos que dañen al oído o enfermedades de tipo vírico como la rubéola, la sífilis o la toxoplasmosis.

En el parto: incompatibilidad del RH, sufrimiento fetal, partos difíciles, bebés prematuros con un peso inferior a 1.500 gramos o el ingreso en la UVI neonatal.
Después del nacimiento: otitis, parotiditis, sarampión, meningitis o medicamentos que dañan el oído.

Deja un comentario