Preparar un biberón

Parece una cosa muy sencilla, pero para madres y padres primerizos todas estas nuevas tareas en muchas ocasiones se complican.

La preparación del biberón consiste en diluir la leche en polvo con agua. La proporción media para efectuarla es del 14%. En general, basta con diluir una medida enrasada de las que lleva el bote, que son de unos 5 gr. con 30 ml. de agua.
Hay que destacar que las madres y los padres suelen preparar la fórmula en polvo a mayor concentración de la recomendada, por lo que el etiquetado de las fórmulas debería incluir información sobre la nociva repercusión para la salud del lactante de un alimento hiperconcentrado, como la aparición de diarreas.

www.nosotros2.com

v6_d_1576

Algunas normas que debemos tener en cuenta son, entre otras, la limpieza de biberones y tetinas. La limpieza debe hacerse de forma rigurosa mediante hervido o por inmersión en soluciones de hipoclorito al 1% durante 3 horas.
Es aconsejable preparar el biberón antes de cada toma, pero no existe gran inconveniente en preparar todos los biberones del día a la vez, si pueden guardarse en el refrigerador hasta su administración.
El biberón debe darse a 37-40ºC. Se ha comprobado, sin embargo, que el calentamiento no es necesario y que los lactantes toleran muy bien el biberón frío, lo cual, en algunos casos, disminuye la tendencia al vómito.
Los biberones de la noche no deben dejarse calentados en termo, pues la temperatura de 37-40ºC es la idónea para el crecimiento de gérmenes en el caldo de cultivo que supone la leche. Es preferible conservar agua templada en el termo y hacer la dilución en el momento oportuno.

Deja un comentario